Trabajamos o estudiamos intensamente durante todo el año para llegar a nuestras merecidas vacaciones con muchas ganas. Vamos planeando los viajes, los días de playa o montaña, las excursiones, las fiestas y un sinfín de actividades más.

Cuando finalmente llega el día, cambiamos nuestra mentalidad y entramos en “Vacaciones modo On”. Nos olvidamos de los problemas laborales, se acabaron los madrugones y comenzamos a recargar las energías agotadas durante el año.

Sin embargo, el problema radica en la vuelta a la rutina y con ello, la aparición del tan conocido síndrome postvacacional.

Volver a tener menos tiempo para el ocio, tener que organizarse o incluso tener que establecer un horario son algunas de las cosas que hacen que recaigamos en un estrés constante durante las dos primeras semanas.

estrés - síndrome postvacacional

Y es que estos síntomas son habituales cuando desconectamos por completo de la rutina. No obstante, aun siendo frecuentes, deberíamos concienciarnos de que la finalización de las vacaciones y la vuelta al trabajo no tiene por que implicar una tortura.

Si ante esta situación no sabes cómo actuar, a continuación te indicamos algunos consejos que te ayudarán a llevar de mejor forma la reincorporación:

1Organización y planificación

Cuando tan sólo te queden unos días para volver a la rutina, dedica unos minutos del día para preparar lo que necesitas y asegurarte de que todo está en orden.

Una organización previa te ayudará a entrar al trabajo con más calma y te facilitará la reincoporación con tus compañeros.

Además, dedícate a pensar y vete planificando cuáles serán tus actividades de ocio para el próximo año. Tener una idea de lo que vas a disfrutar dentro de un año te hará ir con más ganas al trabajo.

2Cambia el chip y visualiza tu día a día

No sólo se trata de mantalizarnos de que vamos a empezar de nuevo la rutina. También debemos aprender a disfrutar de cada momento y vivir cada instante como si fuese el último.

Si la rutina la empiezas a ver como una actividad de ocio y no como una obligación, comprobarás que todo te será más fácil.

Por eso se optimista y alegre, y enfócate en las cosas positivas del regreso. El café con tus compañeros del trabajo o con las mamás de los compañeros de colegio de tu hijo, los ratitos que pasas con tu familia o simplemente esos minutos de gloria que tienes de armonía y relajación cuando te sientas en el sillón después de un largo día.

3Fíjate un objetivo en el ámbito profesional

Nunca es tarde para tener unas expectativas de futuro. ¡Sí, lo que lees! No importa la edad que tengamos que siempre tenderemos a establecer ciertos objetivos que conseguir a lo largo de nuestra vida. Pueden ser a corto, medio o largo plazo pero los fijamos y eso es lo importante.

Por ello, cuando vayas a volver al trabajo no olvides fijar con antelación un objetivo de superación laboral. Esto hará que tú mismo te sientas satisfecho y te levantes todos los días con ganas de comerte el mundo con el fin de lograrlo.

4Cuida tu cuerpo

Durante las vacaciones siempre tendemos a comer fuera de casa, lo que causa un descontrol digestivo ya que estamos modificando nuestra comida habitual.

Por ello se recomienda que una vez finalizado el período vacacional, empecemos a cuidar un poco nuestro cuerpo. Hacer ejercicio o comer sano son de las cosas más importantes para llevar a cabo una vida saludable.

Este tipo de vida ya no sólo influye en nuestro bienestar sino que también influye positivamente en nuestra forma de ver el mundo.

Ante un período de estrés, hacer cualquier tipo de deporte es la mejor medicina. Desconectas por unas horas y te sumerges en otro mundo donde tu mente descansa.

5Haz que tu rutina se convierta en una caja de sorpresas

Como bien indicábamos antes, fijar objetivos es esencial. Sin embargo, podrás comprobar a lo largo de tu vida que todos esos objetivos no se irán cumpliendo siempre.

Y es que la vida se trata de eso, de sorprendernos. Cosas que no estaban en nuestra lista de propósitos aparecen de la nada cambiándonos la historia.

Por ello, no pienses que después de las vacaciones vas a volver a la rutina porque nunca sabrás que va a salir de esa caja de sorpresas. Vive cada segundo en el trabajo, en el sofá de tu casa, en el colegio de tus hijos, tomando unas cañas con los amigos, etc, como si fuese último.

Si eres capaz de captar esta idea, verás como afrontar la vuelta de las vacaciones no es tan difícil.

“La diferencia entre dónde estuviste ayer y dónde vas a estar mañana, es lo que pienses, digas y hagas hoy.”

 relax smile