Trabajamos o estudiamos intensamente durante todo el año para llegar a nuestras merecidas vacaciones con muchas ganas. Vamos planeando los viajes, los días de playa o montaña, las excursiones, las fiestas y un sinfín de actividades más.

Cuando finalmente llega el día, cambiamos nuestra mentalidad y entramos en “Vacaciones modo On”. Nos olvidamos de los problemas laborales, se acabaron los madrugones y comenzamos a recargar las energías agotadas durante el año.

Sin embargo, el problema radica en la vuelta a la rutina y con ello, la aparición del tan conocido síndrome postvacacional.

Continuar leyendo…