En diciembre llega la Navidad y con ella comienzan las compras, las cenas de empresa, las fiestas y un sinfín de actividades que hacen que nuestro salario mensual decaiga en picado.

Terminamos por desear que finalicen estas fechas para poder descansar y empezar a recuperar todo el dinero gastado.

La compra de los regalos navideños es en lo que más pensamos porque es el mayor gasto en el que incurrimos. Por ello, ¿por qué arriesgarnos a tener que estar pasando por ese estado de estrés y ansiedad? ¿por qué no nos organizamos mejor para realizar las compras?

Continuar leyendo…